Flor Estelar_800

Confusión estelar

Lento y pausado pasa el tiempo:

árboles que se quiebran

flores marchitas,

valle muerto.

La paciencia es una virtud,

pero la suya acabó,

la noche en la que murió,

en un sótano oscuro

donde la vida vio pasar.

Donde permaneció escondida

por las palabras de engreídas

que no soportaban su existencia.

Donde la luna le mostraba el mundo

y el sol le ocultaba la realidad.

Donde quedo en el olvido

y descansa en su tumba.

Pero la venganza

se sirve fría y llegó.

Y ella por fin sonrió.

Solo queda en la memoria

de aquel triste pueblo,

las muertes de mujeres

que todos creían inocentes.

La vida cruel tiene castigo,

la luna brilla menguante.

Nadie es inocente,

nadie es culpable.

La huella imborrable

de un crimen va quedando,

en la memoria de una niña

a la cual lunas y estrellas,

siempre van acompañando.

**************************************************

Este poema se ha publicado recientemente en Magazine Horasur, y ya he mencionado en otras ocasiones, pero esta vez, si dirige hasta el grupo literario Anaquel Literario. Espero que guste.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s