20051206162338beso1cq0

Este capítulo está dedicado a:

-Rosa Jara

-Maby la Triste

-Cristina Calahorro

-Eva Tejedor

-Irene Quiroz

-Rita de Diego

-Manos de ardilla

-Dolores Hervella Echazarra

-Xavier Fornes

Capítulo 5

La joven, salió de la habitación para dirigirse a la cocina del Hotel en cuanto el sol empezó a asomar por el horizonte dejando a la pareja en sus camas.

Carla, en cuanto abrió los ojos, buscó a Julio sin comprender como había llegado hasta allí. Lo último que recordaba eran a dos personas muertas con gusanos y otros insectos alimentándose de sus restos. No le sabía la menor duda de que por ello sus padres tomaron la decisión de no denunciar la desaparición de Nina, aunque con esos padres así… cualquiera no callaba. Mas ¿cómo iban a averiguar algo de las chicas? Debían buscar un nuevo método, debían encontrar a Nina.

-¿Estás despierta Carla? -Una voz familiar le llegó desde la espalda. Se giró descubriendo que se trataba de Julio. El hombre la observaba con una extraña expresión de terror en la mirada.

-Si, lo estoy Julio ¿tú sabes como hemos llegado hasta aquí? Yo no recuerdo nada.

-No lo se, ni se donde estamos… -se incorporó en la cama observándola- lo cierto es que no se si hemos hecho bien en emprender esta búsqueda.

-Yo también dudo, pero no explica muchas cosas como, por ejemplo; el motivo por el cual muchos padres no denunciarían la desaparición de sus hijas. Si han visto las consecuencias… yo tampoco lo haría. Tal vez al policía le pasaba lo mismo o él está involucrado.

-¿Y cómo hemos llegado? Estoy muy confundido.

-Vamos Julio, no seas así, cualquiera lo pasa mal en estas circunstancias. A mi me lleva el hecho de que Nina es mi hermana, pero a ti… si te quieres volver no seré yo quien te lo impida.

-Te lo agradezco Carla, pero yo continúo mientras tu lo hagas.

Carla, se levantó de la cama y se fue junto a él. Se recostó a su lado. Ambos se habían dormido vestidos, aunque el frío les asolaba. Se abrazaron, volviendo a dormirse.

Julio la amaba. Tenerla entre sus brazos y no besadla, acariciarla o hacerla suya le costaba mucho. Aún así, prefería aquello antes que regresar sin conocer que iba a ser aquella chiquilla que con 22 años era capaz de hacer frente a lo desconocido solo por salvar a su hermana a la cual fácilmente podían haber asesinado hacía ya mucho tiempo, se guardaba para si los secretos y los miedos, aún temiendo por su vida.

Volvió a dormirse, pensando en que cuando aquello acabara le pediría su mano. La amaba demasiado para dejarla marchar, quería formar con ella su propia familia tener hijos y no recordar nunca mas aquella búsqueda. Pese a todo, no quería seguir así…

¿Quiénes eran esa gente que secuestraba y luego daba muerte a la familia si denunciaban la desaparición? ¿Por qué nadie hacía nada? ¿Por qué todos callaban? La supervivencia era mayor que la Humanidad.

Al despertar, Carla ya no estaba con el. Se levantó y sonriendo, siguió caminando hasta salir. Corrió en busca de ella, no quería dejarla atrás, temía no volver a verla… finalmente, la alcanzó antes de que ella subiera a un coche.

-Carla -la agarró por un brazo- no te vayas sin mí. Es mi lucha desde que es la tuya. Te amo, aunque no sepa como demostrarlo. Por favor no me dejes atrás. Prometo no rendirme, sacar adelante… no me dejes. El peligro es muy grande, pero juntos podemos conseguirlo. Te lo ruego, no… deja que sigamos adelante. Carla por favor.

-No quiero que corras peligro, y si, se que me amas, siempre lo he sabido, pero anoche me demostraste mis sospechas. Julio, no quiero perderte como he perdido a mi hermana.

-A tu hermana no la has perdido mientras tu no lo sientas así. Estate tranquila, todo irá bien. Acabamos de empezar y además, mi vida es mía, y soy yo quien elige que hacer con ella. Elijo este Carla. -La soltó para tomarla entre sus brazos y, observándola fijamente, se dejó llevar por sus instintos por primera vez- perdóname, pero ya no puedo más.

La besó apasionadamente durante un breve instante por el cual toda su vida cobró de repente sentido. Los labios de la joven eran mas dulces de lo que el había llegado a pensar, y despegarse de ellos fue como si una descarga eléctrica lo atravesara provocándole la muerte inmediata.

-Julio… -Carla le abrazó, acariciando su oscuro cabello y su espalda. Agradecida como estaba de poder tenerlo a su lado, de poder contar con el y de ese amor oculto, no sabía que decirle.

-Si quiere venir creo que debería hacerlo, es un hombre que ha demostrado tal vez no ser muy valiente, pero al menos está a tu lado y ha llegado hasta aquí, merece un punto a su favor ¿no te parece?

Carla se giró y observó al achica que les hablaba desde el interior del vehículo. Era la joven que había cuidado de ellos durante la noche. El la recordaba vagamente.

-Está bien, que venga, pero no quiero que le pase nada…

-Al menos viniendo lo sabes con seguridad, si se queda o vuelve, puede que eso no lo sepas con fiabilidad, o que no sepas nada. Es solo mi opinión.

Subieron al coche con una leve sonrisa tras un movimiento de cabeza de Carla accediendo.

Julio, detrás, se preguntaba si aquello era buena idea o debería de haberse contenido y haber realizado las cosas de otra manera. Tal vez esperado a encontrar a Nina o tal vez… aún así, Carla no le había dicho nada, y eso era de agradecer. Debía cuidar que no el pasara otra vez, pues en la segunda, era muy posible, que ella no dijera nada, pero nunca más volviera a dirigirle la palabra.

Tras un largo rato, su mente se dirigió a otro camino para intentar recuperarse. Ya no quería conocer si había hecho bien o mal. Quería preguntar quien era la rubia, y, de hecho, un par de veces estuvo a punto de hacerlo, pero no dio nada, guardó silencio a la espera de que alguna de las chicas contase algo, como por ejemplo, aquello que rondaba por su cabeza.

-Puedes preguntar Julio, no sabes cuantas explicaciones he necesitado dar a Carla. No sabes cuantas… pero eso es normal -Esperó un momento y, al vez que el no decía nada, comenzó a hablar- Mi nombre es Clara, mi hermana desapareció hace ya diez años, mis padres hicieron lo más que pudieron por encontrarla, pero no consiguieron hacerlo, murieron hará dos años. La policía dice que fue un accidente, pero yo se que no, mi padre jamás bebía, el alcohol destrozó a su familia y siempre repetía lo mismo: que debía de prohibirlo y la mitad de los problemas de la Humanidad se acabarían. Pero la policía asegura que iba bebido. Quiero descubrir la verdad y limpiar su nombre. Vamos a un pueblecito cercano, allí desaparecieron dos chicas pero sus padres no acudieron a la policía, solo guardaron silencio, vamos a saber que ha pasado.

Anuncios

»

  1. Rosa Jara dice:

    que misterio habra detras de todo esto? mmmm no me hago una idea de que puede ser muy buen capitulo mi niña felicidades

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s